Riesgos de una lipoescultura

Riesgos de una lipoescultura


La lipoescultura es una de las operaciones cosméticas más frecuentes. Se trata de una intervención sencilla, mediante la cual se remueve tejido graso en forma localizada. Los resultados suelen ser buenos, pero el tratamiento tiene sus riesgos. Sepa cuándo esta cirugía estética resulta peligrosa y por qué.


La lipoescultura está de moda. No todas las personas tienen acceso a este tratamiento y, de los que tienen acceso, no todos se animan a someterse a una operación, pero lo cierto es que esta cirugía estética fue ganando muchos adeptos, ya que logra en días lo que no siempre se consigue con dieta y con gimnasia: eliminar la celulitis y las adiposidades localizadas.

No es una técnica demasiado compleja, sin embargo una de cada cinco mil personas pierde la vida en la sala de cirugías. Por qué y de qué modo proteger­nos -si es que estamos pensando seriamente en hacernos una "lipo"- es el tema que desarrollaremos en esta nota.


Cuales son los riesgos y los beneficios de una lipoescultura


Técnicas de lipoescultura

La lipoplastia se basa fundamentalmente en la extracción del tejido adiposo enfermo a través de diferentes tipos de minicánulas. Existen varias técnicas modernas de lipoescultura, como la técnica mixta para las grandes obesidades: la lipoescultura ultrasónica y la microlipólisis en la celulitis, el endolifting ultrasónico para la flaccidez y la lipoescultura asistida vibratoria subsónica para las obesidades localizadas.


Este último es uno de los procedimientos mini-quirúrgicos cosméticos que más ha avanzado en los últimos diez años, permitiendo técnicas menos agresivas y con excelentes resultados estéticos. Para practicarlo, además de contarse con un actualizado equipamiento, debe contarse con un cirujano especializado en la técnica de la lipoescultura. La lipoplastia o lipoescultura es un método miniquirúrgico ambulatorio, que se debe realizar en quirófano, con control cardiológico. Se realiza con anestesia local, la denominada anestesia tumescente.


Practicada por médicos cinijanos capacitados, en un lugar adecuado y con los controles correspondientes. Esta microcirugía se considera segura en cualquiera de sus variedades técnicas. A las dos horas de realizada la lipoplastia, el paciente se retira a su casa y al otro día puede retomar su actividad normal. La lipoplastia está indicada tanto para mujeres como para hombres, pero ellas son quienes más la solicitan.


Peligros de una técnica que no es mágica

La liposucción no debería ser un procedimiento peligroso, sin embargo sí lo es... si no se la lleva a cabo con sentido común. La mortalidad elevada parece guardar directa relación con la intensidad del procedimiento usado, pues cuando se extrae una cantidad moderada de grasa no suele haber complicaciones. La combinación de la liposucción con otros procedimientos cosméticos aumenta el riesgo de complicaciones. Además, se deben extremar los cuidados anestésicos aunque el tratamiento sea ambulatorio. Incluso la anestesia local tiene riesgos, por ejemplo una reacción alérgica Es importante remarcar que no todos los pa­cientes pueden someterse a una liposucción.


Personas con diabetes, cardiopatías o extremadamente obesas están mucho más expuestas que el resto. Por eso el paciente debe ser honesto al presentar sus antecedentes médicos -muchos ocultan sus problemas por miedo a que el profesional no los opere- y a la vez el médico debe saber decir no cuando el paciente presenta algún problema de salud. Y si bien es cierto que las nuevas técnicas de liposucción ultrasónica pueden reducir los riesgos de complicaciones, toda cirugía implica una agresión al sistema inmunológico. Los accidentes tromboembólicos, la embolia grasa, la insuficiencia cardiorrespiratoria, infección y hemorragia también se presentan en algunas ocasiones.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada